Voz del Estudiante

martes, 29 de mayo de 2012

RESEÑA HISTÓRICA DEL HIMNO NACIONAL DE VENEZUELA

Nuestro Himno Nacional surgió como un canto emocional en un momento de inspiración patriótica en los mismos albores de la Independencia. Consta, en efecto, que apenas se dio el golpe de estado del 19 de abril de 1810, poseídos los venezolanos de un encendido fervor revolucionario, una de las primeras tareas fue la composición de una canción patriótica que pudieran entonar, en concordancia con el momento de exaltación que vivían.
Se había dicho hasta ahora, desde que Juan Vicente González lo acuñó y sin que hubiese surgido contradicción alguna, que el autor de la letra del «Gloria al Bravo Pueblo» fue el médico y poeta Vicente Salias, quien en un momento de euforia improvisó la canción en una de las sesiones de la Sociedad Patriótica.
Vicente Salias, nacido en Caracas el 23 de marzo de 1776, era poeta y escritor, además de médico. Fue fusilado en el castillo de Puerto Cabello, el 17 de setiembre de 1814.
Ahora bien: ¿fue, en realidad, Vicente Salias el autor de la letra del «Gloria al Bravo Pueblo»? El investigador Alberto Calzavara, quien falleció en plena capacidad creadora, en 1988, sostiene en su libro Historia de la Música en Venezuela que el compositor de la letra del Himno Nacional fue el maestro Andrés Bello.
Naturalmente, no es una opinión alegre, sino basada en la afirmación categórica contenida en el periódico caraqueño La Opinión Nacional, de 1874, que dice así: «El Americano del 16 de febrero último trae como regalo a sus numerosos suscriptores de todos los países que hablan el español el Himno Nacional de Venezuela, el célebre y heroico Gloria al Bravo Pueblo cuya letra compuso el ilustre venezolano Andrés Bello ... »
Se refiere a un encarte del periódico El Americano, de París, en febrero de 1874. Para esta fecha gobernaba Venezuela Guzmán Blanco, el mismo Presidente que en 1881 decretaría el Himno de Venezuela. En 1874, sin embargo, nadie se sorprendió de la información reproducida en La Opinión Nacional, ni nadie objetó dicha aseveración. En el Decreto de Guzmán Blanco no figuran los nombres de los autores del Himno, quizás porque las autoridades no tenían seguridad de quiénes fueron, o porque eran demasiado conocidos sus autores.
En todo caso, hay mucha similitud de conceptos y formas métricas en el Himno Nacional en comparación con otros poemas compuestos por Andrés Bello. En 1996 se reprodujo la polémica sobre los posibles autores del Himno. Se decía, por ejemplo, que a Andrés Bello no se le pudo haber escapado un gerundio tan feo como el que está en el Himno, en la frase la ley respetando.
Alexis Márquez Rodríguez, profundo conocedor de nuestro idioma, terció en el debate periodístico, explicando que ese gerundio es válido y, además, en las composiciones de Andrés Bello abundan ejemplos parecidos.
Con respecto al autor de la música, el mismo periódico caraqueño agrega esta información concluyente, refiriéndose a la canción que ya desde 1840 se conocía como la Marsellesa Venezolana: «La música, como nadie lo ignora en este país, es obra de nuestro fecundo compositor Lino Gallardo, que interpretó felizmente en ella el ardor épico de nuestros pueblos en la época gloriosa de nuestra independencia nacional ... »
Repito: nadie rechazó esta afirmación de la Opinión Nacional; ni Guzmán Blanco, que era el Presidente de la República y autor del futuro Decreto, ni el eminente polígrafo Arístides Rojas, que vivía para entonces.
Con respecto a Lino Gallardo la situación cambia. No sólo la tradición oral de la familia Gallardo y de numerosos personajes de la época dan fe de que la música del Himno la escribió este fervoroso patriota, sino que aparece su nombre en partituras antiguas, lo que no ocurre con Landaeta. Además de la publicación de 1874 que ya hemos señalado.
Lino Gallardo fue uno de los pocos pardos que desde el principio apoyaron el movimiento revolucionario. Luego del 19 de abril se le veía recorrer las calles de la capital entonando las canciones patrióticas que componía.
Lino Gallardo es autor de la Canción Americana (181l), de la canción patriótica Tu Nombre, Bolívar, la fama elevó (1827) y, naturalmente, del Gloria al Bravo Pueblo. Este notable músico que ejecutaba con maestría el violoncello, fue llamado por Andrés Level de Goda el «Hayden Caraqueño». Lino Gallardo murió en Caracas el 22 de diciembre de 1837. Su hija menor, Francisca de Paula, quemó todas las partituras de las obras compuestas por Gallardo, en protesta contra Guzmán Blanco, de quien era enemiga, al decretar éste, en 1881, la canción de su padre como Himno Nacional de Venezuela.
Guzmán Blanco firmó el decreto el 25 de mayo de 1881. Se cuidó mucho el Presidente Guzmán de no nombrar en su Decreto a los autores del Himno, gracias a lo cual todavía se polemiza y se trabaja en busca de la verdad.
Pese a todos los elementos a favor de Andrés Bello y Lino Gallardo como autores del Himno Nacional, oficialmente se tiene aún (1996) a Juan José Landaeta y a Vicente Salias.
En el programa televisivo Orlando con Orlando, los venezolanos tuvimos la oportunidad de escuchar la auténtica versión del Himno Nacional, interpretada por el tenor Carlos Godoy, el guitarrista Bartolomé Díaz y Ernesto Lestón en el oboe. Los instrumentos son originales de la época, y el asesoramiento del académico de la Historia Carlos F. Duarte.
Esta interpretación ha sido editada en disco compacto por la Asociación Venezolana Amigos del Arte Colonial (1995). La letra de esta versión original sin variaciones, la reproduzco aquí, con la esperanza de que muy pronto se esté entonando en todo el país y donde se quiera.
Desde hace mucho tiempo he sido partidario de que se declare de una vez por todas, con audacia, una edición oficial de nuestro Himno, dándole la autoría a quienes corresponde: a Bello y a Gallardo.
CANCION PATRIOTICA
GLORIA AL BRAVO PUEBLO
Letra: Andrés Bello
Música: Lino Gallardo

Gloria al Bravo Pueblo que el yugo lanzó,
La Ley respetando la virtud y honor.

   1
Pensaba en su trono que el ardid ganó,
Darnos duras leyes el usurpador.
Previó sus cautelas nuestro corazón
Y a su inicuo fraude opuso el valor.
2
Abajo cadenas, gritaba el Señor,
Y el pobre en su choza
Libertad pidió.
A este santo nombre tembló de pavor,
El vil egoísmo que otra vez triunfó.
    3
¿Qué aguardáis patriotas, hijos de Colón?
¡Marchad tras nosotros y viva la unión¡
Y si el despotismo levanta la voz,
Seguid el ejemplo que Caracas dio.
4
Gritemos, con brío, muera la opresión,
Compatriotas fieles, la fuerza es la unión.
Y desde el empíreo el Supremo autor,
Un sublime aliento al pueblo infundió.
5
Unida con lazos que el cielo formó,
La América toda, existe en nación.
Temedla tiranos, que el orbe adoró,
Ya jura ser libre, ya os ve con horror.


 HIMNO NACIONAL DE VENEZUELA
   "GLORIA AL BRAVO PUEBLO"
Coro
Gloria al bravo pueblo
que el yugo lanzó,
la ley respetando,
la virtud y honor.

   I
¡Abajo cadenas!
Gritaba el señor;
y el pobre en su choza
libertad pidió.
A este santo nombre
tembló de pavor
el vil egoísmo
que otra vez triunfó.

II
Gritemos con brío:
¡Muera la opresión!
Compatriotas fieles,
la fuerza es la unión;
y desde el Empíreo
el Supremo Autor,
un sublime aliento
al pueblo infundió.

III
Unida con lazos
que el cielo formó,
la América toda,
existe en nación;
y si el despotismo
levanta la voz,
seguid el ejemplo
que Caracas dio.
Letra: Vicente Salias
Música: Juan José Landaeta

Significado ejemplar del Himno de Venezuela:
 Gloria al Bravo Pueblo que el yugo lanzó..”: Dicha frase de apertura nos levanta el ánimo recordándonos que somos un pueblo de sangre heroica que ya ha derrotado antes a la tiranía.
- “La ley respetando la virtud y honor”: Ante un régimen que ha irrespetado en forma tan grotesca  todo nuestro actual ordenamiento legal constitucional adoptado soberanamente por el Pueblo, nada mas natural que éste se alce para hacerlo respetar. Pero, hay mucho más: “con la virtud y el honor” -añade el Himno. A  la “Virtud”, un valor  muy esgrimido en los tiempos de nuestros próceres independentistas, se le define así en el Diccionario: “cualidad que se considera moralmente buena en una persona,..que inclina a practicar el bien…” de modo que la Virtud tiene que ver con la moral y el bien, y se opone por tanto frontalmente a un régimen inmoral y del mal….Bolivar le dio tanta importancia a la Virtud que la puso sobre toda otra cualidad de un buen ciudadano, al decir: “Son ciudadanos virtuosos, mas que leyes, los que hacen las repúblicas”….y de hecho la consideró también como el pináculo de la realización humana, cuando igualmente dijo: “La práctica de la virtud es la felicidad”. 
¿Qué decir del “honor” -el otro atributo del Bravo Pueblo que vence al yugo opresor ?  Esta palabra, también muy esgrimida en los tiempos de nuestros libertadores, no es otra cosa que lo que hoy llamaríamos “la dignidad”: si nos dejamos pisar por un repetido abuso e irrespeto a nuestra mas elemental dignidad como seres humanos, terminamos como indignos, terminamos siendo nada!.
 -"¡Abajo Cadenas! ¡Abajo Cadenas!":  ! Cuánta vigencia tiene Hoy este estribillo, tan destacado en nuestro Himno !  En nuestra actual penuria no se trata sólo de los inaceptables grilletes de opresión política que repudiaron nuestro libertadores, es que el actual autócrata y ególatra que pretende mantenernos oprimidos nos somete a diario a juro , por horas y horas, a cadenas –literalmente ! - de radio y televisión para que le escuchemos hasta sus mas delirantes nimiedades, improperios e insultos…Imagínese el lector que nuestros próceres, además de tener que combatir a la monarquía española, hubieran tenido que calarse a juro a Fernando VII en trasmisiones televisivas desde la Corona española, diciéndoles que pensaba gobernarlos “por 300 años mas” !!...(como se ha aficionado a hacerlo nuestro “emperador tropical” actual !)...Ello hubiera sido inconcebible !....Pero, gracias a Dios, que hoy existen “la televisión por cable”, el internet,  etc. , como escapatorias para burlar al pretendiente “Gran Hermano Orwell tropical” ! ….¿ Se habrá detenido a pensar El Gran Jefe cuánta gente hoy sigue escuchando tan abusivas y egocéntricas largas peroratas?..Por supuesto, para los mas “ascetas”, queda el recurso de simplemente a apagar el suiche, y dedicarse a la lectura de un buen libro, a hacer vida familiar, etc.;…..y para la gente de principios, el luchar por derogar tan grotesco abuso de “la potestad de un Estado de comunicarse con la población”!.  
-“..gritaba el Señor, gritaba el señor, y el pobre en su choza Libertad pidió”: Y cuando el clamor por el “abajo cadenas” o la libertad, sea de todos, del rico y el pobre, del mas educado y menos educado, ay del gobierno opresor que todavía pretenda seguir en ello!...Sus días estarán contados !...Pues no hay yugo o ejército que pueda mas que un pueblo harto de una opresión y que sienta que su hora de libertad ha llegado!!.
-“A este santo nombre tembló de pavor el vil egoísmo que otra vez triunfó..”  Y tal cual: Ante un pueblo todo que ha dicho ya basta, en defensa de la Libertad, el yugo empieza a temblar…el mismo yugo que en el pasado –es el significado del “otra vez” o del “otrora” del Himno- pudo triunfar ahora empieza a retirase en forma despavorida!  Nótese además que los insignes compositores de nuestro Himno llaman a la libertad “santo nombre”, con lo cual la consideran investida de un carácter sagrado. Y así es: es parte del “a su imagen y semejanza” conque Dios nos creó: El Creador nos quiere libres, no esclavos…La libertad entra dentro de lo que los juristas llaman “derecho natural” (concatenado con otros de similar rango como el derecho a la vida, la felicidad y la dignidad); vale decir: se trata de un derecho inherente, derecho del Orden Natural, derecho de Dios, derecho santo o sagrado;..Y por tanto inalienable !…
-“Gritemos con brío, gritemos con brío"¡Muera la Opresión”:
A fin de darse ánimo sobre el supremo objetivo de la liberación y tener el valor de luchar por ello abiertamente “a capa y espada”!.
-“Compatriotas fieles, la fuerza es la unión.”: Esta bella línea destaca tanto la importancia de ser fieles en la defensa de la Patria como de hacerlo unidos; seguros de que en ello estará la Fuerza necesaria para vencer!.
-“..el Supremo Autor un sublime aliento al pueblo infundió: Y la referida Fuerza no puede tener otra fuente última que la del Supremo Autor: El Creador Supremo o Dios !....destacada en esta otra clave línea, repetida mas que ninguna otra en nuestro Himno!…Profundamente morales y profundamente espirituales, nuestros mas eminentes próceres encontraron siempre en tal “sublime aliento del Supremo Autor” la brújula y fuerza máxima!…..Hoy como ayer, NO podremos salir del gran laberinto opresor en que nos encontramos sino apelamos a la Fuerza del Supremo Autor, la Fuerza de Dios, la “Fuerza del Alma” –como por cierto también llamó Gandhi a su movimiento de liberación en la India (ver nuestro artículo  “A 61 años de la muerte de Gandhi Apóstol Mundial de la No Violencia”).
De modo que como suprema brújula acerca de qué hacer ante un tiránico desbocado régimen, ya no se trata sólo de seguir los elementales dictados de la Moral personal y republicana, estén o no suficientemente reflejados en nuestras leyes o Constitución Nacional –pues dichos dictados están por encima de ellas -como dijo Bolívar; no se trata tan sólo de artículos eminentemente y acertadamente morales en dicha actual Constitución Nacional como el 350 (relativo a la legitimidad de la desobediencia civil ante un régimen flagrantemente opresor e inmoral) ó el 333 (relativo al deber de todos de obrar para restituir la vigencia de una Constitución Nacional flagrantemente irrespetada o pisoteada por un régimen opresor); se trata también de lo que nos llama a recordar y a hacer nuestro propio glorioso Himno Nacional.
Nuestro Himno Nacional en verdad hoy llama de nuevo a nuestras puertas, en forma insoslayable e imperativa, a fin de que obremos en favor de la salvación de la Patria de su ruina moral y material, y de su liberación hacia un destino mejor !! No lo dejemos esperando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada