Voz del Estudiante

jueves, 7 de febrero de 2013

LOCOS DE "SANTA MARÍA", COCOROTE EDO. YARACUY


http://1.bp.blogspot.com/-k40hNhCu2zk/UAXfiOME7WI/AAAAAAAAQ7I/QX92Jhn-9d8/s1600/7.+LOCOS+DE+SANTA+MAR%C3%8DA+(1).jpg

MANIFESTACIÓN CULTURAL (DESARROLLADA POR LA U. E. DR. RAÚL RAMOS GIMÉNEZ)

Las Locainas o fiesta de Locos, vinieron en los barcos españoles, junto con el idioma castellano, el metal, la vaca, el caballo, el perro, la cabra, la oveja, el trigo, el telar, el vidrio, la talabartería o curtienda y el torno, entre otras cosas, vino entonces de Europa, y de mas lejos del remoto Lejano Oriente, de Persia. Los griegos sabían de ellas y también los romanos, donde se les dio el nombre de saturnales, pero su mejor referencia podría hallarse en la baja Edad Media. En Francia se celebraba con mucha alegrí­a "LA FIESTA DE LOS LOCOS". Los jóvenes se vestían de mujeres o usaban ropas al revés, mofándose de sus semejantes, consistaña en una mezcla de ritos paganos y religiosos que generalmente degeneraban en serios excesos, por lo que fueron prohibidas y más tarde reglamentadas o limitadas. Por medio de la máscara y la danza la gente pagaba promesas. Durante mucho tiempo estuvo asociada a ritos agrarios, en lo que no estuvo excluido, como en Alemania, la flagelación.
En España, sostienen los historiadores, La Locaína es fiesta bastante antigua o vieja, Gutiérrez Mací­a dice que en Cáceres, Extremadura, los jóvenes de la aldea, recorren las calles para molestar a la gente". También habla de estas fiestas el señor Garcí­a de Diego. En Ecija, Sevilla se oyen desde hace siglos el tamboril y la gaita de los locos. Son doce, a los que hay que agregar una loca, que no es otra, que un "robusto muchacho con zagalejo y chaquetilla, grandes pulseras y zarcillos de latón dorado...
Los danzantes llevan sonajeras y castañuelas... Por la noche un banquete pone punto final a las 24 horas de locura.
Durante su largo pasado, la fiesta de los locos o Locaí­na, fue sufriendo influencias e incorporando versiones de origen divino y pagano. La Iglesia Católica la convierte en una alegorí­a de lo dicho por el Profeta Mateo: "Después de que partieron los magos, el Ángel del Señor se le aparecia en sueños a José y le dijo: Levántate, toma al niño y a su madre y huye a Egipto, quédate allá hasta que yo te avise, porque Herodes buscaría al niño para matarlo".

Es por ello, que hoy día, los 27 y 28 de diciembre de cada año, los Locos o La Locaína gozan de licencia para enmascararse, burlarse de los mayores y poner las cosas al revés. En nuestro país estas fiestas religiosas españolas, fueron interpretadas por el indio y el negro, creando versiones, en donde se da rienda suelta a la imaginación y a la libertad de mezclar lo divino y lo humano, el humor y la religión.

En nuestra Venezuela folklórica, las festividades de Locos y locainas, se detectan cada año el veintiocho (28) de diciembre, en ocasión de los festejos que otrora celebrara la Iglesia Católica a los Santos Inocentes, explicar con detalles tal hecho sería llover sobre mojado, nuestra intención por ahora, sería ahondar en detalles de los acontecimientos de los festejos propios de la comunidad de Santa María, localidad perteneciente al Municipio Cocorote, ubicada en la parte norte del mismo, limítrofe con el Municipio Nirgua por la localidad de Panchito.

En esta localidad, casi en periodo de extinción definitiva, los locos inundan las calles del poblado, trajeados idénticamente a los de otras comunidades del país, como mamarrachos y/o mujeres, portando palos, que golpean contra el suelo para llamar la atención de los espectadores, dentro de la mojiganga se evidencia un loco trajeado de mujer que porta una cesta dentro de cuyo accesorio carga una muñeca, generalmente de trapo, a este personaje se le identifica con el nombre de "Santa Rita" y para el, al detener la rústica música que acompaña el cortejo, un joropo o golpe, estilo larense, interpretado con cuatro, tambora y maracas, los locos dirigiéndose a los espectadores, o a casas de particulares que tocan afanosamente lanzan o exclaman versos salpicados del mas espontáneo humor, versos como los de este tenor:

Es de resaltar que entre los personajes además se destacan uno o dos capitanes de locos, que se identifican por portar sendos machetes labrados en madera o en listones y sombreros adornados con cintas de colores por la copa del mismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada